Porque 13.000 kms no son nada…

 

Aquí está la prueba de que la pasión por Racing no conoce fronteras. En Móstoles hay un equipo que lo vive con pasión. En España hay una Filial que canaliza ese sentimiento. En Avellaneda está el club… Cuando las tres partes se encuentran, el resultado es este vídeo.

Salud y menottismo para todos, para los racinguistas más!!

Gracias a la gente de la Filial, como siempre, de diez. A los amigazos del Racing de Móstoles que se lo curraron. A Jesús y Cris por prestarse a la grabación con el entusiasmo desinteresado de siempre y poner todo su talento en el montaje y a Racing TV HD que no tuvieron inconveniente alguno en confiar en nosotros y nos dieron la oportunidad de cruzar el charco televisivo… ¡Un lujo!

Gracias a todos por tanto cariño

Y sí, me cayeron 31 castañas… sé que no los aparento y que tengo el secreto de la eterna juventud, pero 31 al fin y al cabo. Es motivo de alegría por sí mismo pero sobre todo por el cariño, enorme, gigantesco, bestial, que me habéis hecho llegar entre el jueves y hoy. Me parece un lujo que espero que quede bien agradecido con este post. Estoy muy abrumado y emocionado por todas las felicitaciones así que gracias. Os dejo aquí dos que me han hecho mucha ilusión, como todas, ojo, pero al tenerlas en vídeo son más directas. Son dos ejemplos de lo mucho que me llevo y por lo que os estoy agradecidísimo. De corazón menottintiano, GRACIAS A TODOS!!

Uno de los momentazos del día, cuando Menottinto charló con Menotti…

 

Y otro momentazo, cuando hablé con el presi…

Jugar en el precipicio

...Racing Stones en acción ante Newell's. Foto: Pablo Pérez

Cada entrenador tiene su frase. La de Luis Aragonés es ‘ganar, ganar y ganar para volver a ganar’ y así hasta el infinito, hasta que se aburre o hasta que finalmente gana algo. La del Cholo Simeone es un poco menos utópica, más agresiva. Es el cuchillo entre los dientes o el sufrimiento nuestro de cada domingo. El sufrir y sufrir y sufrir para volver a sufrir y que el festejo final sea un desahogo o un alivio… Una fiesta en cualquier caso, conste.

Cada vez que juega Racing, sufrimos. Ya sé, va en los colores, el escudo, la idiosincrasia del club. Otra cosa es que con la plantilla actual, con Gio, Teo, Pelletieri, y demás futbolistas de buen pie estemos sufriendo por de más. Racing es, ya lo decíamos crónicas atrás, un equipo matemático, binario. La media es perfecta, uno a cero, cero a cero o cero a uno.

También uno a uno como ante Unión. Ése empate a la bolognesa era evitable como se evitó ante Newell’s. El golazo del Pescador a pase de Gio puso a Racing en ventaja y lo colocó al borde del precipicio. Caerá o no caerá. Racing no cayó pero sufrió. Como cada partido. Como hasta ahora. Como sólo Racing sabe y consigue que la fiesta final sepa a título. Estaría bien sufrir menos y que al Cholo algún día se le descuadre la ecuación pero ni el Cholo sería el Cholo ni Racing… Racing.

Salud y menottismo para todo… para el Cilindro también.

Extras

En imágenes, ante Unión…

En imágenes, ante Newell’s…

Y como siempre decimos…

Gracias a @PabloApp por contribución desinteresada con este humilde blog y por pasarme sus fotos al toque! Gracias!!

Todo Racing está en La Comu de Racing, un MUST

La Filial Española, unos AMIGOS

Saludos al ‘Comando Legaña Racinguista’ de España que se pega el trasnoche para ver a Racing y comentarlo por Twitter. Unos capos!

Gracias a Pablo Pérez, la pasión de el Cilindro llega al blog...

Si sos de Racing, hacete socio, versión TV

Special Thanks a la Filial Española de Racing Club que me ayudó con las gestiones para hacerme socio… Aguante!!

Primeras conclusiones científicas del triatleta en ciernes

A lomos de ese Delorean del ciclismo mundial que es mi bici...

Esto marcha… a su manera. Es la conclusión principal después de la primera semana de entrenamiento para el triatlón y del inicio de la segunda. La primera terminó con unos 50 kilómetros de bicicleta, 1800 metros de nado y 10 kilómetros de carrera contínua, en días alternos, como quien dice.

Después del domingo tenía claro que llegaba lo bueno, la consagración. Es algo así como con los cantantes. Si el segundo disco es el más difícil, los segundos siete días de preparación parecen ser los más complicados. De momento, eso sí, puedo confesar que me he crecido. El lunes, 2300 metros de piscina con series de mucho sprint y este martes otros 50 kilómetros de bici en la Casa de Campo y reconociendo el terreno. Siento las piernas, que ya es algo, y me parece que me dicen que esto marcha… a su manera, insisto.

Salud y menottismo para todos… para mi bici también!

Balance de los dos primeros días como triatleta ¿?

Apuntarse a un triatlón, aunque sea para amateurs profundos como es mi caso, es una gran idea para una tarde de domingo. De las mejores. Resulta hasta apasionante ver cómo en el momento en que haces el pago de la inscripción ya te sientes uno de ellos. Lo malo empieza los lunes, como con las dietas. Es entonces cuando de verdad te tienes que poner los pantalones cortos y salir a correr o ponerte el bañador y empezar a tirar largos en la piscina como si no hubiera mañana. La bici, esa amiga de los glúteos, es aparte.

Resulta que tuve la feliz idea y pedí un entrenamiento personalizado a mi hermana, consumada ganadora de triatlones por las tierras de la huerta. El balance no puede ser peor: dos entrenamientos, ninguno completado al cien por cien. En el primero había que correr 60′, hacer cuatro rectas y completar con unos abdominales y lumbares. No sé si fue por falta de tiempo o consciencia pero me quedé en los 60′ de carrera. Bien! El segundo día había que nadar. Variado y mucho. Tanto que me dejé 900 metros por hacer en el camino. En los 1800 metros me quedé, esta vez sí, por falta de tiempo.

Hoy, no puede ser de otra forma, toca descansar para mañana estrenarme con la bicicleta. Ahí sí, nos vamos a echar unas risas. Ya os contaré…

Salud y menottismo para todos… para los triatletas también!!

Nota: este post está claramente influenciado por mis otros dos referentes en materia deportiva: @numeroquince y @ideasdebombero. Todo parecido con sus post es pretendido y buscado. Por algo son mis referentes.

El descanso del triatleta... more or less

Sumando talentos, sufriendo puntos

Foto gentileza de @FacuTilli, testigo presencial del regreso de la dupla #GioyTeo

Olimpo debió de pellizcarse un par de veces. Nunca una visita desde Bahía Blanca generó tanta expectación en el Cilindro. Está claro que fue un accidente, como cuando crees que la rubia de enfrente te está mirando a ti en lugar de al modelo que justo acaba de entrar por detrás. Olimpo puede ser ejemplar pero no es modélico. #GioyTeo sí lo son y la mera idea de verlos juntos en el terreno de juego revolucionó las calles Mozart y Corbatta, las de Barranquilla o Madrid.

En la cabeza de todos andaba latente una suma que de sencilla caía por su propio peso. Algo así como un dos más dos, cuatro en versión académica. Vamos, que si Teo por separado es un crack y Gio por su parte es capaz de generar que media Colombia resintonice sus televisores para captar la señal internacional que llega desde Avellaneda, juntos los dos en el mismo equipo debían ser el carnaval. Y aunque Simeone no es dado a las fiestas ni al desorden del cofeti, tampoco es ciego.

Entendió que debía juntarlos a pesar de Hauche o Lugüercio y la mezcla funcionó. Lo hizo hasta que llegó el gol. Ese gol a favor que automáticamente condena al equipo a defenderse y a perder la pelota. En ese trámite incómodo se desdibujó un poco Gio, que no Teo, que siguió a la suya, la de pescar, aunque esta vez sin demasiada suerte. Virus FIFA, lo llamamos por aquí. A saber. Con Lucas Licht y Sebastián Saja en versión Maldini y Casillas, Racing no dejó escapar la oportunidad de cerrar una noche redonda. Las tribunas lo disfrutaron. Barranquilla y Madrid, también.

Vía @andresdevita, la prueba del Carnaval

Salud y menottismo para todos…

Extras

Todo Racing está en La Comu de Racing, un MUST

La Filial Española, unos AMIGOS

Saludos al ‘Comando Legaña Racinguista’ de España que se pega el trasnoche para ver a Racing y comentarlo por Twitter. Unos capos!