Un pez gordo

Por mucho que se empeñen en hacernos ver lo contrario, en el fútbol no hay más marketing que un tipo con rokys (los pantalones cortos de la movida madrileña) correteando sobre un vasto verde. Sin más. El que mejor lo hace ahí dentro es el que más vende. Ése es el marketing que hizo famoso en su día a Di Stéfano y el que hoy ha convertido en mito a Raúl. Fajador por los campos de España y Europa, la despedida de Raúl en un palco, por muy VIP que sea, es tan fría como seguramente inmerecida. Si así paga el Madrid a sus ídolos, me resulta escalofriante pensar en cómo paga a sus traidores.

La carta a los raulistas leída en su turno de sermón por Florentino, con la retahíla de títulos y virtudes clásicas de Raúl, no le honra por más videocatering que se quiera exhibir por detrás al mismo tiempo. A Raúl le engrandecen los recuerdos que deja en cada uno y que a la hora de su adiós se nos han presentado tal y como le habrá sucedido a él. Tal  y como sucedía al final de la mítica Big Fish.

Raúl es un pez gordo y alrededor de su adiós en mi mente gravita sí o sí un Buitre eterna pero no suficientemente joven como para discutir la insultante irrupción de aquel chaval de la Colonia Marconi. También aparecen Valdano y sus versos del autobús, el gol imberbe que le negó La Romareda, la gloria que le concedió Iván Rocha, su careo con Vierchowood, su churrigol al Borussia, su aguanís, su capote y su cama hipobárica, el anillo y la espalda, el penal a Francia, el gol a Nigeria, los seis dedos de su pie, su nariz higuainesca, su arrodillado con sabor a despedida ante Túnez, sus espinilleras de metal última generación y su sí, bueno no, que es a la respuesta periodística lo que pitufar al verbo literario.

Se acaba la película de un grande y con ella la pesadilla atlética. Porque en su adiós también se me aparece su gol a López y su carrera interminable por el fondo Sur del Calderón. Un gol que nos dolió a todos los atléticos, no sólo a la cadera de Juanma, conste.

Anuncios

One Response to Un pez gordo

  1. Roberit says:

    Como siempre, me quito el sombrero Menottinto. Tanto el post como el montaje son muuuuy grandes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: