¿Y ahora quién resarce a Pierre?

Comprar por Internet es adictivo. Tiene algo de quick and dirty, como se diría en algunas reuniones de trabajo in, que es un poco aquí te pillo, aquí te compro. Lo malo viene después, y no hablo de arrepentimiento sino de los tiempos de espera que generalmente están muy ligados al nimio trámite de cruzar el mundo. Tú estás en Madrid y tu camiseta está bien en Tailandia, bien en Lanús.

Y digo camiseta porque generalmente es lo que compro. Camisetas de fútbol. Por coleccionismo, placer, vicio y hasta por aburrimiento. De esto que empiezas un día con trece años obligando a tus padres a que te compren la camiseta de ese club-Aston Villa- del que no has oído hablar en tu vida pero que lleva la misma publi -Mita- que tu Atleti del alma, y terminas apatrullando la ciudad de Salvador de Bahía con un colega y un taxista sonriente para acabar comprando en Os Guerrilleiros de turno una de tus camisetas preferidas a la par que horterilla.

Será por ello, por tanto, que la noticia de este caballero me tiene sobrecogido. El fulano, llamémosle Pierre, francés de buena cuna, decidió un buen día poner todos sus ahorros a la camiseta que David Trezeguet, hoy en Alicante, usó en la Final de la Copa del Mundo de su país concretamente. Más de 7.000 euros se gastó en lo que a algunos les parece una inversión desproporcionada y a otros, como yo, lógica.

El caso es que la camiseta estaba en manos de un brasileño herido, supongo, que se la envió de muy buen grado. El problema estuvo en aduanas donde un gendarme celoso de su trabajo tuvo el ojo de considerarla falsa y destruirla, tirando a la basura los 7.000 sueños de Pierre y destrozando una pieza de museo como pudiera ser la misma Gioconda. Pierre adoptará acciones legales pero la ilusión de tener la camiseta de Trezegol saltó por los aires en el mismísimo aeropuerto internacional Charles de Gaulle por culpa de un tipo de esos que llegan de la Ciudad Eterna todo ufanos, con la ’10’ de Totti callejera pensando que es original. Vamos, por culpa de un aficionado, vaya.

Salud y menottismo para todos!

Anuncios

2 Responses to ¿Y ahora quién resarce a Pierre?

  1. Pingback: Tweets that mention ¿Y ahora quién resarce a Pierre? « Diga qué le debo… -- Topsy.com

  2. numeroquince says:

    menuda put… yo coleccionista no soy, pero me encantan las equipaciones deportivas, mi hermana la viajera me trajo de pequeño de las islas una celeste completa del CITY de umbro. era una pasada, la gasté de tanto lavarla mi madre, me flipaba, y… nadie la tenía. también me compré, encargándola directamente a umbro en una tienda de asquì, la de la selección escocesa, aquella azul marino con el pantalón blanco y una franja horizontal también marino. años después me trajo mi hermana de nuevo la de EL CELTIC, también de umbro, y en un viaje a canada, la de los TORONTO MAPLE LEAFS, de la nhl (otra frikada, el hockey hielo me gusta mucho), y después su hijo, mi sobrino, ha seguido las buenas costumbres de su madre, las de viajar y la de traerme camisetas, y el pasado invierno me trajo de argentina la del ESTUDIANTES DE LA PLATA, que pone CAMPEON DEL MUNDO DE FÚTBOL (se precipitaron un poco, creo).
    quince abrazos, MENO.

    pd: he escrito al CONCURSO JUGONES, como me escojan, la lío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: