Primeras conclusiones científicas del triatleta en ciernes

A lomos de ese Delorean del ciclismo mundial que es mi bici...

Esto marcha… a su manera. Es la conclusión principal después de la primera semana de entrenamiento para el triatlón y del inicio de la segunda. La primera terminó con unos 50 kilómetros de bicicleta, 1800 metros de nado y 10 kilómetros de carrera contínua, en días alternos, como quien dice.

Después del domingo tenía claro que llegaba lo bueno, la consagración. Es algo así como con los cantantes. Si el segundo disco es el más difícil, los segundos siete días de preparación parecen ser los más complicados. De momento, eso sí, puedo confesar que me he crecido. El lunes, 2300 metros de piscina con series de mucho sprint y este martes otros 50 kilómetros de bici en la Casa de Campo y reconociendo el terreno. Siento las piernas, que ya es algo, y me parece que me dicen que esto marcha… a su manera, insisto.

Salud y menottismo para todos… para mi bici también!

Anuncios

Balance de los dos primeros días como triatleta ¿?

Apuntarse a un triatlón, aunque sea para amateurs profundos como es mi caso, es una gran idea para una tarde de domingo. De las mejores. Resulta hasta apasionante ver cómo en el momento en que haces el pago de la inscripción ya te sientes uno de ellos. Lo malo empieza los lunes, como con las dietas. Es entonces cuando de verdad te tienes que poner los pantalones cortos y salir a correr o ponerte el bañador y empezar a tirar largos en la piscina como si no hubiera mañana. La bici, esa amiga de los glúteos, es aparte.

Resulta que tuve la feliz idea y pedí un entrenamiento personalizado a mi hermana, consumada ganadora de triatlones por las tierras de la huerta. El balance no puede ser peor: dos entrenamientos, ninguno completado al cien por cien. En el primero había que correr 60′, hacer cuatro rectas y completar con unos abdominales y lumbares. No sé si fue por falta de tiempo o consciencia pero me quedé en los 60′ de carrera. Bien! El segundo día había que nadar. Variado y mucho. Tanto que me dejé 900 metros por hacer en el camino. En los 1800 metros me quedé, esta vez sí, por falta de tiempo.

Hoy, no puede ser de otra forma, toca descansar para mañana estrenarme con la bicicleta. Ahí sí, nos vamos a echar unas risas. Ya os contaré…

Salud y menottismo para todos… para los triatletas también!!

Nota: este post está claramente influenciado por mis otros dos referentes en materia deportiva: @numeroquince y @ideasdebombero. Todo parecido con sus post es pretendido y buscado. Por algo son mis referentes.

El descanso del triatleta... more or less

Papá, ¿por qué salimos a correr?

Chema Martínez tiene carisma corriendo y en lo que no es correr. Es una cualidad que le hace más grande y que tiene mucho que ver con la naturalidad con que afronta las cosas. Acaba de presentar su libro, Correr es vivir, y esta mañana de martes, después de trotar unos kilometros para emularle en algo, nos hemos acercado a ver qué se contaba.

Chema nos ha dejado una exclusiva, que Cristiano jugará de titular esta noche contra el Tottenham, hemos convenido que explicar por qué se corre es tan difícil como hacer ver a la gente por qué se es del Atleti y no ha desfallecido en su denuncia contra el dopaje. “Tolerancia cero”, afirma. Sin más.

Ahora queda leer el libro y aceptar la invitación de salir a correr por sus dominios cuando llegue de Londres con el triunfo y la marca bajo el brazo. Será un placer… si no hay que bajar de cinco minutos el kilómetro, claro.

Extras:

En la presentación, a cargo de dos maratonianos como Anne Igartiburu y el Secretario de Estado para el Deporte, Albert Soler, Chema Martínez ha anunciado que estrena web: www.chemamartinez.com

Además, os dejo su cuenta de Twitter @chemitamartinez, su página oficial en Facebook y su blog personal

Una amiga y un enemigo

Y sí, este post está “patrocinado”, así entre comillas, por Estrella De Galicia, que tuvo a bien regalarme las cervezas con las que me recuperaría después de cada entrenamiento. Me dijeron que venían de lujo para el Barcelona-Atlético de Madrid pero ya sabía yo que ésas serían balas perdidas, así que después del entrenamiento de hoy ha caído de lujo.

Al lado de Estrella, el Forerunner que me dejó @RodrigoGPrada, genio de esto de las carreras, y que me lo recomendó para descubrir que mi ritmo de carrera continua está entre 4’20” y 4’30”, aprox. Algo que en sí mismo me alegra y me condena a terminar con el corazón en la garganta. Bueno, cayeron 10 kms en 47′ así que aguanten mis piernas, ché.

Mientras corría no paré de tararearme el estribillo del tema de más abajo. Eso sí, hasta que me paró un amable paisano para pedirme que le dijera a mi ‘padrino’ Roberto Gómez que no hable tanto en Futboleros. Lo veo difícil, la verdad. Home sweet home. Salud y menottismo para todos, señorías…