Paradoja en el sur

Solidaridad, la palabra del torneo

Cuentan las crónicas que el partido más breve del mundo se disputó en Banfield y que duró siete minutos. Lo jugó Racing y en ese suspiro futbolero la gente fue feliz, tremendamente dichosa. Durante aquel minipartido, la ilusión blanca y celeste brilló en el sur, en el este, el oeste y a miles de kilómetros al norte. En ese espacio de tiempo que va desde la piña en el túnel de vestuarios hasta el gol del central con nombre de suspiro, Cahais, todas las piezas encajaban. El doble pivote no era un estorbo, las bandas eran puñales, el balón iba y también venía, jugaba en los pies del Pata Castro o llegaba fluído hasta Teo que se encargaba de cerrar la sinfonía…

No fue un espejismo, pero casi. Fue el partido más breve del mundo. Después de esos siete minutos vinieron cuatromilnovecientosochenta segundos de agonías. El goleador y héroe de la noche hasta el momento cambió el traje de las grandes ocasiones por el mono de trabajo y empezó a achicar agua junto a sus compañeros en medio de una inundación tan agobiante como inexplicable. Hay quien piensa que no hubo más remedio que retroceder. Otros pensamos que el guionista decidió cambiar el plan sobre la marcha. Eso es el resultadismo, que a veces resulta. Contra Banfield, por ejemplo. Por supuesto, otras veces, muchas, el plan no funciona y se pierden los puntos, el recuerdo de aquellos buenos siete minutos y la crónica del partido más breve del mundo se convierte en una paradoja. La paradoja en el sur.

Salud y menottismo para todos, sobre todo, para Simeone!

Extras

Sé que lo sabéis, pero debo recordarlo. Todo Racing Club está en La Comu de Racing.

Amargo el que no haya visto #RacingTvHD

Gracias a las gestiones de Germán, presi de la Filial Española de Racing Club puedo confirmar que el de Banfield fue el primer partido que vi a la distancia como socio de la Academia. Aquí la prueba!

En imágenes…

El regreso: nos volvemos a leer

No sé si más alto o más fuerte ni siquiera sé si más lejos. Sé que regreso al blog y lo hago con menos pelo y con las mismas ganas de seguir escribiendo cuando surja, y como vaya naciendo. Después de un verano largo de descanso llega lo bueno. Vuelve el fútbol, el rock, el running… todo pasa y todo vuelve, hasta el T4no Perní4 regresó hace unos días al Cerro del Espino. Era la señal. Era el go.

Aquí estamos dando guerra de nuevo. Además, por el mismo precio, les informo que si no actualizo por aquí se dejen caer por mi cuenta de Blaving, donde a menudo y de viva voz dejo mis pensamientos futboleros bien grabados.

Salud y menottismo para todos… para mi difunta coleta también!!