Sumando talentos, sufriendo puntos

Foto gentileza de @FacuTilli, testigo presencial del regreso de la dupla #GioyTeo

Olimpo debió de pellizcarse un par de veces. Nunca una visita desde Bahía Blanca generó tanta expectación en el Cilindro. Está claro que fue un accidente, como cuando crees que la rubia de enfrente te está mirando a ti en lugar de al modelo que justo acaba de entrar por detrás. Olimpo puede ser ejemplar pero no es modélico. #GioyTeo sí lo son y la mera idea de verlos juntos en el terreno de juego revolucionó las calles Mozart y Corbatta, las de Barranquilla o Madrid.

En la cabeza de todos andaba latente una suma que de sencilla caía por su propio peso. Algo así como un dos más dos, cuatro en versión académica. Vamos, que si Teo por separado es un crack y Gio por su parte es capaz de generar que media Colombia resintonice sus televisores para captar la señal internacional que llega desde Avellaneda, juntos los dos en el mismo equipo debían ser el carnaval. Y aunque Simeone no es dado a las fiestas ni al desorden del cofeti, tampoco es ciego.

Entendió que debía juntarlos a pesar de Hauche o Lugüercio y la mezcla funcionó. Lo hizo hasta que llegó el gol. Ese gol a favor que automáticamente condena al equipo a defenderse y a perder la pelota. En ese trámite incómodo se desdibujó un poco Gio, que no Teo, que siguió a la suya, la de pescar, aunque esta vez sin demasiada suerte. Virus FIFA, lo llamamos por aquí. A saber. Con Lucas Licht y Sebastián Saja en versión Maldini y Casillas, Racing no dejó escapar la oportunidad de cerrar una noche redonda. Las tribunas lo disfrutaron. Barranquilla y Madrid, también.

Vía @andresdevita, la prueba del Carnaval

Salud y menottismo para todos…

Extras

Todo Racing está en La Comu de Racing, un MUST

La Filial Española, unos AMIGOS

Saludos al ‘Comando Legaña Racinguista’ de España que se pega el trasnoche para ver a Racing y comentarlo por Twitter. Unos capos!

La fiesta no estaba en Barcelona

Que empiece la fiesta...

Son las 03:00 horas de la madrugada de un miércoles, ya jueves, en el que la Supercopa de España se le ha subido a más de uno que, emborrachado de ego, ha terminado por estropear la fiesta. En realidad, es su fiesta, porque la mía no está en Barcelona si no unos cuántos miles de kilómetros más al oeste, concretamente en Avellaneda.

Llego cuarenta y cinco minutos tarde pero llego, invitado por Teo, Luquitas, el Cholo y compañía que sí fueron puntuales y se encargaron de que a mí aterrizaje, todo estuviera bien dispuesto.

Resumiendo, al descanso me había perdido el uno a cero, gol de Teo, y un penalti que prefirió estamparse contra el palo antes que contra las redes. Caprichoso que estaba anoche el balón porque no sería el único. Fruto de los celos, los postes de la otra portería también reclamaron su protagonismo y le intentaron robar su gloria a Castro.

Fue inútil porque el nuevo socio del Pescador estaba on fire y quería terminar de presentar su candidatura al once titular. Visto lo visto, el puesto es suyo, como suya fue la sutil y rauliana vaselina con que firmó el dos a cero. Después vendrían el tercero, el desquite de Teo, los olés, la ovación al ídolo y la fiesta. Ahora, sí, nuestra fiesta.

Salud y menottismo para todos, para Mou… para Mou también.

Mejor que leerlo… es verlo:

Extras:

Como siempre, como ya sabéis, todo Racing Club está en La Comu de Racing

Llora la Filial Santiago Saccol, mi filial. Ánimo a todos.

El debate: Sobre el doble pivote de Racing debo decir desde ya que no me gustó. El Cholo debería mirarlo…

Que la Comu me reserve un sitio...

De alguna manera tendré que olvidarte

Pasan los derbis, pasan los jugadores y el resultado es el mismo. Ni tan siquiera nos dejan especular con un empate. Muy duro. Demasiado castigo para una afición que religiosamente renueva sus votos y renace de sus cenizas. No de las propias, si no de las ajenas, las que dejan tras de sí los jugadores con actuaciones como las del sábado, se entiende. Que el Real Madrid es superior lo llegamos a aceptar todos los colchoneros aunque sea con la boca pequeña. Que tenemos las de perder, también. Que hay formas y formas no lo duda nadie.

Las crónicas hablan de un Atleti que tuvo sus oportunidades y que puso en apuros a un santo. Yo vi a un equipo que juega más cómodo con el cero a uno que con el resultado contrario y que sólo se reactiva a falta de tres minutos simulando esa falsa sensación de haber nadado para morir en la orilla. Espejismo. Para mí no hubo Derbi como no lo ha habido en las últimas décadas. Salen -y remarco la diferencia, sa-len– sin confianza en la victoria. Ninguna confianza, ninguno. Ni Forlán, ni Elías. Ni el Kun, ni De Gea. Eso es lo que hay que mirar y sobre lo que hay que actuar porque el Derbi es, como dice @emou, el partido del barrio. Y en el barrio los chistes empiezan a ser demasiado pesados.

Salud y menottismo para todos!

Extras:

Los cánticos de parte de la afición me parecen repugnantes y como siempre esconden algo más… Que cada uno saque sus conclusiones. Lo tacho ante la pregunta de @Fake13 de si me refería a Cristiano y a Marcelo y porque ciertamente no se entendía. Quiero decir que los cánticos esconden una falta de señorío seria de nuestra afición, de una parte, se entiende. Hay que saber perder y hacerlo con grandeza. Insultar es tapar lo que se ve en el campo y no es el camino para volver a ser grandes. Es mi opinión.

Lo sabíamos con antelación y lo planeamos a la perfección: lo mejor del Derbi es la previa y si es con gente bien como @SrJostars @rickyam @elratotonto @forzaatletico @JesusSalido @pongamosqhablo @George_Olmos @Barahona @JOSEIFERNANDEZ @mauricioself, mucho mejor.

José I Fernández, Rickyam, El Rato Tonto y George Olmos, genios!